viernes, 28 de septiembre de 2012

Etapa 2: Benia de Onís - Fresnedal/Vegarrionda (Infiesto) 16.09.12


07:50 hrs, suena el despertar a la hora oficial programada para todas las etapas,  ya que pensé que lo mejor era fijar un horario a respetar y evitar engañarme a mi mismo. Recogí todo el equipaje y bajé a desayunar a eso de las 08:30 hrs, aprovechando durante el desayuno para ir leyendo el camino previsto para el día. Saldé mis cuentas en recepción, revisé la bici y comencé a rodar en dirección a Cangas de Onís. 

Benia y Cangas están unidas por un tramo del GR 109 precioso, son unos 23 km con todo tipo de opciones, carretera, pista, técnico, fuertes subidas, vamos de todo, eso sí, me toco rodar con una compañera nada agradable sobre todo a primera hora de la mañana, la niebla.



Fuente para aprovisionamiento de agua


Primer sprint de la mañana, un perro me hizo despertar rápidamente. El pueblo no se me olvidará en la vida "San Martín"





Bajada más engorrosa acompañado de un espesa niebla



Tramos de bosques espectaculares



Palacio de Labra con sus esculturas





Estas tres fotos recogen la subida al Collado de Cardes, varios kms de pista ancha, tendida y fácil de rodar que me llevó hasta el punto más alto de este tramo. Desde el alto, las vistas eran tremendas rodando por encima de la niebla y sobre mares de nubes.







La baja desde el Collado Cardes fue igual de espectacular que la subida. Muy rápido llegué a Cangas donde aproveché para reponer fuerzas con los restos de comida que me habían sobrado del día anterior (aquí no se tira nada¡¡¡) y cambiar la pastillas de freno



Seguí ruta por la vereda del río en dirección a Villamayor en Infiesto, y recalco que era Villamayor de Infiesto porque a lo largo del viaje pasaría por unos cuantos Villamayor, otros tantos Corías, otros tantos Barzana, vamos que no fueron muy originales nuestros antepasados para poner nombre a los pueblos en Asturias...




En este punto, Villanueva (también hay unas cuantas) paré en un bar a refrescarme y aprovisionarme. Otro biker andaba por la zona¡¡¡




Sierra del Cuera - Picu Pienzu


Cazadores en plena faena con su jauría de perros







Tramo muy rápido de bosque con toboganes y buena sombra para protegerme del sol que ya asomaba con buena intensidad.


Un labrador con su mujer en el tractor me indicó que este monte se llama La Cuesta de Bobes


Fuente casera al servicio de caminantes y bikers







Materia prima asturiana de primera¡¡¡





Parada en Caldevilla después de pasar por Llames de Parres para tomar agua y aprovechar a dos nativas para que me hiciesen esta foto



Enlace con el Camín a Covadonga


De aquí viene la la frase "dormir como un marrano"




Fuente en Sevares





Subida hasta Río Mayor




Bajada hasta Villamayor


Primera colada del día, me salí del GR para llegar a la general y buscar un bar para hacer otra comida y aprovisionarme. Como no me atraía ninguno opté por volver al GR y buscar un restaurante que señalaba un cartel con muy buena pinta. Al volver al GR le pregunté a una chica que lavaba su coche y como no podía ser de otra manera, el restaurante quedaba dejando el GR y con una subida de 3 km de las buenas. Conclusión, hice los 14 km que me separaban de Espinaredo comiendo barritas energéticas que no están mal pero después de cuatro o cinco como que ya no me hacían mucha gracia... En el poste de la foto de abajo les di buena cuenta junto con unas almendras que también me habían sobrado del día anterior.





La subida hasta Melardi fue muy, muy llevadera y muy rápida, en general la etapa estaba siendo muy simpática lo que todavía no sabía es que al final no me iba a hacer nada de gracia y que la sorpresa estaba por llegar.














Subida a Braña Tallada









Fuente en la subida a Braña Tallada





La subida a Braña Tallada terminaba en este punto, fueron más de 5 km de pista con fuertes desniveles que me hicieron resoplar incluso caminar en alguna ocasión. Para variar el calor era tremendo lo que aumentaba mi desgaste. El GR venía por la derecha y el poste indicaba el giro de 180 para, tras unos pequeños toboganes lanzarme hasta Espinaredo por una pista rápida, buena y divertida, de la mejores que recuerdo de toda la ruta. El fuerte ascenso tenía su recompensa.








Al fondo Espinaredo






Espinaredo tiene los horreos más antiguos del Principado siendo alguno de ellos del siglo XVII. Eran las 18.00 hrs y aquí me tomé un pedazo bocadillo de jamón que me prestó por la vida, sobre todo después de estar todo el día a barritas, también aproveché para charlar con dos parejas de vascos que estaban haciendo turismo rural y se sorprendieron gratamente con lo que les contaba eso sí, mientras se tomaban unos mojitos con una pinta buenísima y opinaban de mis piernas arañadas del día anterior.


En la primera distribución de las etapas, Espinaredo suponía el final de la segunda, el caso es que al viajar solo no encontré alojamiento de manera individual y todas las opciones que encontré suponían alquilar una casa rural íntegra con el consiguiente extra coste solo por dormir y sin incluir media pensión. Parece que los negocios van bien por la zona y su caché era inamovible para una pieza simple como yo.
Después de comer, descansar, charlar, hacer unas fotos y reponer agua (fue una parada completa), comencé a subir a Omedal. Para que os hagáis una idea, Omedal está a casi 3 km de Espinaredo con una subida muy parecida a la de la Cruz de Peón desde Casa Pepito...









Subida hasta Omedal


En este punto finalizaba la carretera imposible para meterme en un trocha reventada que me obligó a portear mi bici durante 2 km hasta enlazar con la Ermita del Sellón










Subida a la Ermita del Sellón







Un compañero de viaje a las puertas de llegar a la Ermita del Sellón




Este es el punto de enlace entre el GR 109 y el Camín Real de Sellón



Subida al Collado de la Llamosa



Sendero del Camín Real del Sellón desde el Collado de la Llamosa



Campa de la antigua Ermita del Sellón (apenas quedan unas pocas piedra cubiertas por la maleza que se ven al fondo). Cuenta la historia que se denominaba Ermita de San Lorenzo allá por el siglo XIV que también fue iglesia y albergue.


Collado de la Llamosa. Ultimo avituallamiento del día antes de bajar hasta Fresnedal










Descenso hasta el Collado de la Rasa para dejar la pista ancha y comenzar a bajar por sendero estrecho, técnico y complicado que después de 10 hrs rodando me obligaba a poner todos los sentidos para no irme abajo. El día se iba haciendo largo y el camino estrecho...





Recuerdo esta bajada por el número de veces que me bajé a hacer fotos, cada 10 metros necesitaba hacer otra foto...



Zonas de mucho barro reventadas por el ganado





Trochas imposibles que me hacían perder desnivel a una velocidad de vértigo


Fresnedal¡¡¡




Bajada imposible desde Fresnedal hasta Puente Miera


Puente Miera. Punto de enlace de la etapa 3


Por fin mi destino, después de 73 km, 2.911 m de desnivel acumulado y 10:50 horas de jornada llegaba a mi alojamiento el Hotel Rural Casa Cueto en Vegarrionda a unos cinco km de Puente Miera. Otro oasis en el camino donde una amable familia me recibió de muy buenas formas. 
Rapidamente la madre de Angeles me dio una buena habitación, me lavo la ropa del día y del día anterior y apresuró a su hija para que me hiciese la cena comentándole de donde venía. Mientras hablaban con un vecino, aproveché para utilizar su wifi y dar señales de vida. Después de dos días en solitario cualquier mensaje que recibía me emocionaba y me motivaba tanto que yo mismo me sorprendía. Algo tan sencillo como un e-mail que  nos le das importancia en el día a día era un tesoro¡¡¡

Cené una ensalada mixta estupenda y un filete propio del ganado que me había cruzado todo el día, que junto con las patatas y los dos huevos que puso, se salía del plato. Os juro que desapareció en muy corto plazo de tiempo entre conversación y conversación con Angeles. Hoy sí había sido un día duro y necesitaba descansar para afrontar lo que me esperaba al día siguiente.